Día 1, Marga: Llegada a Dakar


Para mi el aeropuerto es un puro trámite, que esta vez ha sido más corto de lo esperado gracias a Mamadou.

Es salir del edificio y rápidamente mis glándulas olfativas reconocen ese olor mezcla entre humedad, calor, cacahuete, madera quemada y un nosequé propio del país. Nunca soy suficientemente consciente de cuanto lo echo de menos hasta que llego.
Me gusta abrir la ventana del coche camino del albergue y que ese aroma me invada y ese airecito me despeine, aunque eso es un decir.
Llegamos al albergue en Petit Mbao y voilà nos reciben Astou y Marcelo con su impagable sonrisa. Subimos a la habitación y cuando abro la mía (siempre ocupo la misma desde hace un tiempo) me quedo anonadada, vaya cambio, pintura y decoración nueva, cama nueva y colchón nuevo. Marcelo dice: es cool africano, el es florentino. Ahí lo dejo.

Marga Coll, 29.11.17

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: